Que alguien me explique!!

No sé si ya me estoy haciendo anciana… pero antes, los que eran buenos hackers terminaban trabajando para empresas de seguridad informática, es decir, la industria reconocía sus habilidades para descubrir fallos y agujeros de seguridad para así poder sacar al mercado mejores productos y servicios.

Con la salida del iPhone y su contrato forzoso con AT&T en EEUU y la lentitud con la que ha estado disponible en otros países… la comunidad “hacker” (por llamarla de alguna manera) comenzó un frente común para lograr el desbloqueo ya sea por software o hardware, dando lugar a un sinfín de aplicaciones y técnicas. Apple liberó varias actualizaciones del firmware que pretendían dificultar el desbloqueo, pero para cada versión salió una solución que le dio la vuelta al candado. Y no sólo eso!! además de las aplicaciones para desbloquear, comenzaron a desarrollarse aplicaciones que suplían las carencias, necesidades o caprichos de los poseedores de un iPhone.

Aquí es donde viene el giro de la historia… así como salieron aplicaciones utilísimas, comenzaron también a existir sitios en donde te infectabas de virus y por lo que se hizo necesario tener más cuidado e investigar bien antes de instalar lo que sea en el iPhone. Se vió una luz al final del túnel cuando Apple anunció el lanzamiento de un SDK y la perspectiva de distribuir en la tienda iTunes aplicaciones hechas por terceros, que obviamente serían seguras y con algún nivel de soporte.

Apple convocó a los desarrolladores a registrarse para poder acreditarse como iPhone developers y luego poder vender las aplicaciones en su tienda. Días después se distribuyó masivamente un correo que rechazaba a todos los candidatos a iPhone developer. Aún no se tienen noticias de que alguien haya sido aceptado. Se registraron tanto individuos como empresas, con todos los niveles de experiencia. Incluso leí que mi heroína personal, Erica Sadun fue rechazada también!!! por Dios, si ella es de las personas con más experiencia en la exploración, manipulación e ingeniería inversa en software para iPhone.

Que alguien me explique qué quiere Apple!!! Es una tristeza! La distribución de aplicaciones definitivamente impulsaría las ventas del aparato (que lleva vendidas apenas como el 50% de las unidades proyectadas). No se debería rechazar así como así a los desarrolladores más experimentados.

¿Qué nos espera en el futuro? es un momento muy incierto, porque como bien dice uno de los desarrolladores no-oficiales: “si fuiste rechazado, es un riesgo inaceptable seguir invirtiendo horas de trabajo en crear una aplicación que luego no puedas distribuir.”

Vía: tuaw

Yo también soy geekotic

Por dos días consecutivos no pude entrar a uno de mis blogs favoritos, y ya encontré la respuesta: el sitio estaba bajo fuego… un DDOS (Distributed Denial of Service, o Ataque de Negación de Servicio)

La noticia está en: http://geekotic.com/2008/02/15/geekotic-bajo-ataque-o-despertemos-compasin-con-un-ddos/

que no digan que no me solidaricé…

Ahora trabajo para pagar más impuestos

Acabo de comprobar que gracias a la reforma fiscal, mi salario disminuyó en $500 pesos por quincena… (como $50 USD) .

NO SE VALE!!!!

Pago al mes $3000 pesos de impuestos ($300 USD). Es más de un salario mínimo mensual. Quiere decir que podría regalarlo a una familia pobre para ayudarlos a sobrevivir, y sería de más provecho. Jamás me he interesado en la política. Se me hace un tema muy desvirtuado en América Latina. Los políticos son un chiste de humor negro aquí, pero debido a que a los profesionistas nos han pegado donde duele (el bolsillo), creo que es hora de que ejerzamos el derecho que tenemos para pedir que sea visible el aumento. Que se vean las mejoras a nuestra comunidad. Hace falta seguridad pública, educación, servicios de salud para los que menos tienen, etc.

Entristece ver cómo los diputados y senadores reciben aumentos de sueldo que resultan ofensivos impresionantes  y a la vez cómo la situación empeora para los ciudadanos. Y no es exclusivo de México, los problemas (inseguridad, hambre, desempleo) se extienden por toda América Latina, según leo en la red. (Ver ejemplo en Argentina)

Una disculpa por salirme del alcance del blog.

¿Qué hay con la piratería?

NOTA: Escribo esto con la intención de iniciar un debate, no pienso cambiar la opinión de nadie ni es mi deseo criticar a la ligera y mucho menos formular una ley, dogma ni nada que se le parezca.

La piratería sin duda es un tema que nos atañe a todos. Por obvias razones me concierne a mí como informática y también como consumidora. Como informática, tengo la obligación y conciencia de proteger el derecho de autor por todos  los medios posibles. Pero como consumidora obviamente me veo tentada a comprar “una película por 20 pesos, tres por $50” o a descargar discografías, mp3, imágenes, libros, software y demás.

Leí en uno de los blogs que frecuento lo que me pareció una de las mejores soluciones a la piratería, aquí está el link:

http://geekotic.com/2007/11/13/musica-pirata/

Pienso que es una buena solución a la piratería que un grupo ponga sus discos disponibles para descargar gratuitamente, y que busque el beneficio económico en sus conciertos. Esto a la larga mejoraría la calidad de la música y de las actuaciones de los cantantes (¿no han ido a un concierto que tarda dos horas en iniciar y que para colmo hacen playback, o cantan horrible en vivo?) además de beneficiar a la sociedad, ya que si no hay piratería, no habría contrabando, ni necesitarías comprar en la esquina (comercio informal) un disco que podrías bajar cómodamente en tu casa.

En el software se podría aplicar concretamente ofreciendo licencias personales gratuitas (o a precios simbólicos) de los productos que desarrollemos, y cobrando únicamente las licencias a empresas o a personas que se beneficien económicamente mediante la utilización de nuestros productos. Un ejemplo de ésto son mis bonitos discos de Ubuntu (32 y 64 bits) que llegaron a mi casa con tan sólo llenar una forma en internet y esperar (no mucho). No voy a hablar ahora acerca del código abierto, sólo estoy enfocándome al tema de derechos de autor y piratería.

Las películas también deberían estar disponibles para descargar pasado un tiempo de su exhibición en el cine, que es con las entradas con lo que se lucra. Y digo pasado un tiempo, para no arruinar también a los lugares de renta de videos, ya que actualmente cuesta lo mismo o hasta menos comprar una película pirata que rentarla. (El argumento ese de que si es pirata se ve mal, ya no aplica puesto que hay clones de DVDs que se ven idénticos al original.) Lo mismo aplicaría para las series de TV, libros, etc. Obviamente, se debería exigir su compra si se utiliza el contenido para fines lucrativos.

Creo que es una iniciativa bastante interesante, ya que mirando a países que han reforzado las leyes contra la piratería, creo que los resultados obtenidos sólo son un montón de absurdos y no se ha llegado a la solución tan eficazmente como se esperaba. Dejo un ejemplo aquí:

http://eloperador.blogspot.com/2007/11/ser-verdad.html

Copio textualmente una parte:

a) José y Susana van a un colegio y distribuyen entre los alumnos de preescolar copias de películas educativas de dibujos animados protegidas por copyright y sin autorización de los autores.
b) José y Susana van a un colegio y distribuyen entre los alumnos de preescolar películas pornográficas protagonizadas y creadas por la pareja.

COMENTARIO: La acción menos grave es la de distribuir material pornográfico a menores según el articulo 186 del Código Penal. La distribución de copias de material con copyright sería un delito al existir un lucro consistente en el ahorro conseguido por eludir el pago de los originales cuyas copias han sido objeto de distribución.

Independientemente de si es verdad o correcto o moral o legal (ya no digamos lógico) que sea más grave violar los derechos de autor que mostrar pornografía a menores, creo que lo más importante es que cada quien piense, proponga y ponga en acción lo que crea más conveniente para combatir la piratería.

La industria discográfica y muchas otras (y el sueldo de muchos, incluidos aquí los programadores) se han visto aquejadas por este mal y creo que más que ponerse a revisar, encarcelar y/o cobrar casa por casa, deberíamos todos de buscar una evolución, un cambio que resulte benéfico para todos.

No he encontrado la solución a este problema, ni tampoco diré que jamás volveré a bajar nada de la red o a comprar una película pirata porque cae más pronto un hablador que un cojo… Sólo espero que quien lea esto reflexione y haga lo que pueda por evitar la piratería.

¿Hija, por qué no pides más sueldo?

Tenía super pendiente este tema. Es algo que involucra muchas cosas, pero comenzaré dando un poco de antecedentes para poner en contexto el post. Mis padres trabajaron duro para tenernos a mis hermanos y a mi en la mejor escuela que pudieron. Los tres terminamos la carrera y somos bilingües, además de que sin ningún ánimo de parecer pedante, considero que tenemos una cultura amplia. El caso es que debido a lo que se invirtió en colegiaturas, al nivel de conocimientos y al prestigio de las universidades de las que egresamos, mis padres y yo misma pensábamos que iba a tener un buen trabajo con un buen sueldo.

La historia de mi primer trabajo ya la conté. Esperé pacientemente a que corriera el tiempo requerido como becaria, el cual los empleadores valoran como oro (mano de obra baratísima, sin prestaciones, etc). Después llegó mi primer “contrato” ya en forma y con ello el aumento de sueldo. Lo que no me esperé fue el cuadruplicado de responsabilidades, llegó un momento en el que prácticamente vivía en la oficina, pues atendía cuatro proyectos simultáneamente. Esto duró más de dos meses, entraba como a las 10 am y salía como a la 1 am. Así que sólo iba a la casa a dormir, bañarme y desayunar. El desayuno y la cena los mal comía en la oficina o en algún lugar cercano. Siempre estaba de malas con mi familia, los 20 minutos que los veía.

Entonces mis padres hablaron conmigo. Básicamente me dijeron la frase con la que titulo este post: “Hija, ¿por qué no pides más sueldo?”. Primero pensé que no se podía pedir más, pues era mi primer trabajo y ya estaba ganando el doble de lo que se pagaba de colegiatura en mi universidad, (que dicho sea de paso, no era barata, equivale a una mensualidad de un jetta). Seguí hablando con mis papás, y ellos me dijeron que debía pedir más dinero simplemente por que trabajaba más de 8 horas, atendía a llamadas de trabajo cuando estaba en la casa y si me lo pedían iba sábados, domingos, o días festivos. (Éstos días los reponían, no los pagaban.) Comencé a pensar que tenían razón dado que la responsabilidad entera de 2 de los 4 proyectos recaían sobre mí. Mi jefe usaba la palabra “responsabilidad”, no liderazgo, porque la segunda implicaba más sueldo por supuesto.
Lo que me hizo reaccionar fue lo que dijo mi papá, su argumento fue contundente, ahorita yo estaba ganando lo de dos jettas, pero él había invertido en mi educación 17 años (6 de primaria, 3 de secundaria, 3 de preparatoria y 5 de universidad) pagando mensualmente una mensualidad de jetta.  Obviamente el rendimiento de la inversión o sea mi sueldo era muy muy muy bajo. Jamás me echó en cara esto, ni me pidió dinero, sólo me dijo que hiciéramos el cálculo para que yo viera por qué pensaba que yo necesitaba ganar más.
Mi quijada se cayó hasta el piso. ¿Tanto costaba educar a un hijo? Wow!, y mis padres sacaron el compromiso de 3, casi al mismo tiempo.
Después me puse a pensar cuánto necesitaría ya no digamos para mantener 3 hijos en colegio, sino cuánto necesitaría yo sola para ser completamente independiente. Obviamente ya no parecía tanto mi sueldo de “dos mensualidades de jetta” (y secretamente el respeto a mis padres aumentó una rayita, porque ninguno de los dos tiene profesión universitaria).
Lamentablemente en México ya no es lo mismo ser profesionista que hace 20 años, ahorita la oferta es grandísima y por eso vemos cosas tan contradictorias como el que varios de mis compañeros de ese primer trabajo ganan menos que los albañiles que veíamos diario por la ventana trabajando con horario fijo.
Después de casi un año de esa conversación, el balance es mucho mejor. Cambié dos veces de trabajo, pero ya puedo decir que lo que gano corresponde al esfuerzo que invirtieron mis padres en educarme. Y nada, ningún sueldo del mundo puede pagar el orgullo que sé que sienten cuando hablan de su hija, la que se fue a trabajar a otra ciudad.

El Caso del Diseñador Plagiario

Como segundo proyecto en la empresa, me asignaron al desarrollo de la Intranet Corporativa de un banco, con todo y su CMS. Normalmente diría el nombre, no soy tan payasa, pero en este caso no quiero que se afecten intereses ajenos. El diseñador de la empresa, quien vive en el DF, realizó un diseño para el front end y luego envió uno distinto para el back end. El diseño del back end (la aplicación administrativa) descubrí que era un template gratuito que cualquiera podía descargar y usar sin saber pizca de diseño gráfico. En ese momento lo atribuí a la supuesta “carga de trabajo impresionante” a la que estaba sometido nuestro buen y único diseñador gráfico en la empresa.

Terminando esta aplicación me asignaron al desarrollo de un portal de subastas para un país centroamericano. El portal esta impresionante, aprendi bastante desarrollándolo, en realidad lo que hice fue, a partir de un script en PHP, customizar las funciones y ajustarlas al manejo de negocios que requería el cliente, pero al final, como era un script comprado, el cliente deseaba personalizar la imagen del sitio, para lo cual se requería diseñar un nuevo tema, con CSS y tal vez algo de flash. Salió al quite nuestro super Designer, pero lo rechazaron tajantemente. Fin del caso: los diseñadores del cliente crearon el tema y yo lo instalé con algo tan sencillo como la copia de archivos  y la selección del nuevo tema en la aplicación administrativa. Nuestro diseñador: rascándose la panza…

 Lo que me llevó a realmente preocuparme por el destino no sólo de un proyecto sino de la incipiente empresa en la que trabajaba, fue que al terminar mi sitio de subastas, me asignaron a mi la segunda etapa del portal del banco: ahora sería el portal de internet, igual con CMS. Paralelamente, a otro equipo de compañeros se les asignó un proyecto que me pareció aburrido y en su momento agradecí no estar en él: El sistema académico para el sistema de telesecundarias de algún estado de la república. La parte interesante de ese proyecto fue la sección de indicadores y mapas. Se deseaba que los indicadores fueran lo más gráficos posible, pero que se pudieran actualizar dinámicamente para tener siempre información vigente en ellos. Los mapas debían indicar las localidades que contaban con telesecundaria y esto coincidía con algo que yo tenía que hacer para el banco, mostrar la ubicación de las sucursales en un mapa.

Dada la similitud de las tareas, me puse a investigar junto con mi compañero del otro proyecto asignado a mapas la manera de cargar datos provenientes de una BD a una animación de flash y luego que la animación presente adecuada y proporcionalmente dicha información. Pedimos “asesoría” adivinen a quien… sí, al diseñadorcito. Mi jefe solicitó que viajara a la ciudad en la que estábamos y nos diera un curso de flash, porque cabe explicar, que al menos en la ciudad donde estábamos, los que utilizan flash son los diseñadores gráficos y los comunicólogos. Así que la idea era que para poder fusionar nosotros “el mundo del diseño” con “el mundo de la programación” nuestro diseñador estrella nos facilitara el conocimiento que posee sobre macromedia. Resultado: el diseñador nos hizo el favor grandísimo de buscar en google 2 links a manuales de flash y enviárnoslos por correo a los implicados en el asunto.

La visita de nuestro amigo también obedecía al hecho que para el sistema escolar se debían diseñar tanto la imagen general del sistema como cada pantalla en específico. Entregó el trabajo sorprendentemente a tiempo… lo mostraron al cliente quien quedó satifecho y feliz con el resultado. Pero ah! no contaban con el destino y mi curiosidad mató al gato cuando me pidieron subir al servidor de desarrollo la aplicación. Abrí el archivo CSS y descubrí un comentario inicial en el código que decía que era propiedad de la escuela de artes y letras de una conocida universidad norteamericana. Visité el sitio de dicha universidad y corroboré que era un vil plagio mal hecho del sitio de esa facultad y dado que podía enfrentar nuestra empresa algún problema legal, tuve que notificarle mi “descubrimiento” a mi jefe. Se corrió con tan mala suerte que el cliente ya contaba con una copia idéntica de los archivos que yo habia abierto y que eran plena y vil evidencia del plagio. Mi jefe se encargó de eliminar esa evidencia (no sé si tacleando al cliente y borrando a la fuerza los archivos, o mediante alguna “actualización” de la información) y no sé cómo terminé yo (supongo que por que lo descubrí) haciendo cambios sutiles pero graduales para que  la imagen se fuera alejando de la plagiada y fuera convirtiendose por lo menos en un sitio inspirado en el original y no un vil plagio.

Respecto a los mapas y los indicadores dinámicos, nuestro personaje declaró que “en sus quince años de experiencia jamás había visto que se pudiera cargar información de una BD a flash y que interactúe con ella”. Yo encontré una API para google maps que pude usar gracias a que el banco para el que desarrollaba era de USA, pero para el otro proyecto no había opción, tenía que ser desarrollado ya que vivimos en un país aparentemente tan subdesarrollado que no merece aparecer en google maps. Logré hacer dinámico la generación de los puntos en el mapa mediante javascript y XML, y resolví mi problema de manera más que decorosa.

Aqui debo reconocer el gran trabajo y persistencia de mi compañero Juan, ya que él se dedicó por completo a estudiar y practicar para finalmente lograr lo “imposible” y cargar datos también mediante XML a flash y hacer que las animaciones reaccionaran proporcionalmente a los datos recibidos. Cuando mi jefe confrontó a mister designer con estos hechos, nuestro amigo sólo pudo enmudecer y después decir que “es que simplemente él no hace eso”, no hace animaciones dinámicas.

Lo extraño de todo esto es que el diseñador sigue trabajando para la empresa, siendo que lo primero que yo haría sería buscar a uno con ética, ganas de trabajar y sin la mentalidad de que compartir conocimientos es perder puntos frente a la “competencia” que le podríamos implicar los desarrolladores.

Mi Primer Trabajo

Voy a saltarme un poco la parte de la universidad y comenzaré con lo que pienso que de alguna manera me llevó a la situación que vivo actualmente: mi primer trabajo relacionado directamente con mi carrera.

 Había dejado de trabajar en septiembre (trabajaba para la gloriosa SHCP) y mis planes eran dedicarme al último semestre de mi carrera, pero necesitaba hacer el servicio social. Una compañera (la única otra mujer de  mi generación) nos pasó a un buen amigo y a mi un link de occ.com en donde solicitaban becarios y oh sorpresa, era una compañía dedicada al desarrollo de software.

Sin pensarlo dos veces (ya que tenia la idea de que en México existe poco campo de trabajo en esa área) tanto mi amigo como yo enviamos nuestros resumes(curriculum vitae en una version resumida, al estilo gringo). Previas entrevistas y exámenes, quedamos entre los 10 elegidos. Y ya sin extrañeza descubrí que únicamente habíamos 2 mujeres y 8 hombres. Comenzamos con mucho entusiasmo dos meses de capacitación intensa, durante los cuales se nos pagaría únicamente algo simbólico como ayuda de transporte ya que “la empresa estaba invirtiendo en nuestra capacitación y encima nos paga”.

La capacitación que al principio me pareció innecesaria (por estar todos a punto de egresar) consistió en SQL, SQL transaccional, HTML, Javascript, ASP.NET y C# y al final dejó la impresión tanto en mi como en mis jefes de haber logrado un nivel de programación homogéneo.

La imagen que manejaba la empresa frente a los becarios fue de “una compañía sólida con presencia internacional” que estaba iniciando las operaciones de su fábrica de software. Pero… ¡sorpresa! terminó la capacitación y no hubo proyectos a los cuales nos pudieran asignar. Nos pusieron mientras a desarrollar una aplicación interna para el manejo de recursos humanos. Después de unas semanas comencé un proyecto muy sencillito (una mejora al portal de una dependencia estatal) y me sentí orgullosa y además con el peso de la responsabilidad de tener un proyecto “de cuyos resultados dependería el que nos dieran más desarrollos”.

Con el paso del tiempo supongo que comencé a ver a la empresa como realmente era, y detecté ciertos problemas que parecían no ser de mucha importancia, citaré dos que fueron como pequeñas bolas de nieve en ese entonces y que ahora están en peligro de sepultar a más de una persona… la primera situación fue que el diseñador gráfico era un poco flojo y la otra cosa fue que al terminar el servicio social y la capacitación, nos contrataron bajo un esquema extraño de socios de una tal Sociedad Cooperativa de Capital Variable de Responsabilidad Limitada, con prestaciones igualmente limitadas, y con derechos aún más limitados…

Trataré en otros posts los temas de “Hija, ¿por qué no pides más sueldo?” y “El Diseñador Plagiario”. El punto con el que concluiré es que no todas las empresas son lo que parecen ni lo que dicen. Más vale investigar por su cuenta, y no ceder y aceptar ciegamente la palabra de los jefes. Tal vez parezca algo muy obvio para los demás, pero como se dieron las cosas, fue algo que tuve que aprender a base de una mala experiencia.